jueves, 6 de junio de 2013

María gótica revive


Mañana a las 9:00 am se rompe un velo en la Cinemateca Distrital. La versión de María, del pintor Enrique Grau, se podrá ver por primera vez después de mucho tiempo en su versión restaurada.

Grau es un secreto por descubrir en el cine colombiano. Su participación en la mítica La langosta azul (1954) es tan incierta como todo lo que concierne a esa película, presa de su propia leyenda y de la celebridad de quienes participaron en ella (Álvaro Cepeda Samudio, Luis Vicens, Cecilia Porras, García Márquez, entre otros). Pero en  la década de 1960, mientras definía su estilo como pintor y se consolidadaba como uno de los inventores de la modernidad artística en Colombia, el cartagenero hizo un cine experimental que hoy permanece oculto o por lo menos en espera de una mayor difusión. 

Luis Vincens, Álvaro Chávez, Eduardo Ramírez Villamizar, Armando Villegas e Ilva Rasch. Foto tomada de la revista Arcadia. En la "Colina de la deshonra"
Muestra de esa voluntad de experimentar son Pasión y muerte de Margarita Gautier (1964) y María (1966). Por las referencias literarias se pueden presumir los intereses de Grau en ese momento: entrar a saco en la más venerada tradición cultural y en los resortes moribundos del romanticismo decimonónico y proponer relecturas y versiones jugetonas. Todo esto iba a a tono con esos locos años de la también mítica "Colina de la deshonra", en el barrio La Macarena, lugar de encuentros estrambóticos registrados en la lente de varios fotógrafos y en los recuerdos de muchos de quienes allí fueron convidados. 

No he visto nada -o casi nada- de esta versión de María. Pero lo que es seguro es que se distancia de adaptaciones edulcoradas como la María colombo-mexicana, de 1972, dirigida por Tito Davison y con Fernando Allende y Taryn Power, y por supuesto de la serie para televisión que dirigió Lisandro Duque, según la visión de García Marquez. Sin embargo, en 2007, mientras buscábamos materiales para la exposición ¡Acción Cine en Colombia!, exhibida en el Museo Nacional, nos llegó un cuaderno manuscrito encontrado en la casa de Grau y que, más que un guion, era una bitácora del proyecto fílmico de María, con guiños a la imaginación gótica y traviesos apuntes y alusiones (aves negras, flores muertas y un tenebroso romanticismo kitsch). Esta pieza, finalmente exhibida, como también fue mostrada la claqueta que se usó en la película, con la firma de Grau, ha sido mi muy humilde acercamiento a esta obra.


 
En los años sesenta, la recepción de La María de Jorge Isaacs, en medio del furor renovador de vanguardias como el grupo de Barranquilla o el nadaísmo, podía estar en crisis. En la década anterior, la novela había sido objeto de un juicio estético en la recién iniciada televisora nacional. Sus méritos y ascendencia sobre la literatura nacional ya no eran tan evidentes o al menos no caían de su peso. Incluso alguien tan aconductado como Eduardo Caballero Calderón pudo explicar "por qué ya no queremos a María". Pero todo gesto destructor es finalmente un gesto de amor. Y mañana sabremos el tono exacto que tuvo la obra iconoclasta de Grau. 

El programa es con entrada libre, y estará acompañado de una conferencia sobre restauración de material fílmico, por parte de Howard Besser, director del programa de magister en archivo y preservación de imagen en movimiento (MIAP) de la Universidad de Nueva York. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

I have been surfing onlіne mоre than 2 houгs tοday, yet Ӏ
never found anу inteгesting articlе like yоurs.
It's pretty worth enough for me. Personally, if all site owners and bloggers made good content as you did, the internet will be much more useful than ever before.

Feel free to surf to my blog post - chatroulete

Anónimo dijo...

Pero, ¿cómo estuvo finalmente? ¿Fue a verla a las 9 am?

sergio becerra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sergio becerra dijo...


Amplío y orrijo mi comentario suprimido anteriormente.

Felicitaciones a la FPFC por el proceso de restauración de esta obra y sus aliados adentro y afuera.

Para aquellos interesados en saber más desde adentro de la película ver la entrevista que Camilo Calderón Schrader le hizo a diego León Giraldo, emblemático cineasta en el libro que C. Calderón compiló "Diego León Giraldo: el cine como testimonio" (U. Central, 1991), donde narra el proceso desde adentro, como fotógrafo, y Calderón como co-montagista. Para los que quieren ver la ficha técnica ir a la web de la FPFC
http://www.patrimoniofilmico.org.co/index.php?option=com_content&view=article&id=148&Itemid=39.

No es pues un tema nuevo, pero se celebra la restauración de la película.


Sergio Becerra.

Pedro Adrián Zuluaga dijo...

Gracias Sergio, entiendo que la restauración la hizo la Filmoteca Vasca. En cierto modo, la película me defraudó. Claro, es evidente que falta parte sustancial del metraje, y en lo que hay, aunque se ve claramente una versión juguetona e irreverente de la novela, lo gótico e iconoclasta no alcanza a consolidarse.